Etiqueta: Cambio

2014 un año de mierda

No se le puede pedir más. El año 2014 ha sido eso… un año en el que no hemos ido a ningún lado. Ni para adelante, ni para detrás. Completamente estático. Sin avances significativos, completamente a la deriva. Algunos, podrían considerarlo como un año perdido. Eso si, cansado. Muy cansado del sobre esfuerzo, de las exigencias y de los compromisos a cumplir. Solo dándole un vistazo al blog me doy cuenta del abandono que este ha sufrido en este tiempo, 4 miseros post de los cuales tan solo el primero empezó con propósitos y energía. No obstante, todo hay que decirlo.

Leer más

Olvídalo, el pasado no va a volver

caminos

El pasado no va a volver, o al menos no como crees.

Todo ha cambiado, forma de vida, hábitos, costumbres, la familia, unos vienen, y otros se van para no volver más. Pero hay otras que no, que siguen increbantables. El trabajo escasea, para algunos y para otros les agota hasta limites insospechados. Eso de hacer más con menos, si no eres capaz de leer entre lineas, puede que te agote hasta dejarte seco.

Eso que conocías, no volverá, olvídalo. Para bien o para mal, ya nada será como conocíamos, y en tu camino tienes dos vertientes, dos opciones donde elegir, siempre las hay.

Una de ellas sería seguir como hasta ahora, a la espera de un cambio de aires, a que una oportunidad de aquello que conocías, aquello en lo que te sientes cómodo, aparezca entre tus manos para darle un buen mordisco. Sabes que estas muy bien preparado y que no la vas a dejar escapar. Pero olvídalo… el pasado no va a volver.

La otra opción es navegar por lo desconocido, aquello que te cuesta un sobre esfuerzo, que no sabes muy bien como hacer, y que claro te causa frustración y malestar por que esta fuera de tu zona de confort. Y que garantías…. cero, ninguna ¿qué esperabas?

Todo un reto por delante verdad…al final lo importante es que, pase lo que pase, te pille caminando …pero…  por favor, olvídalo, el pasado no va a volver.

Imagen de ABRAHAMY2K2

Tristeza

Todo depende del cristal con el que se mira

Este mini post quiero dedicárselo a todos aquellos que en mayor o menor medida, hemos sufrido, o sufrimos las mareas que la dichosa recesión nos ha traído. Esta semana he podido escuchar muchos mensajes de amigos, compañeros, e incluso familiares, encerrados en el bucle infinito que trae estas situación que lamentablemente llevamos muchos años sufriendo.

Por todo esto os traigo un video que tal vez ayude a mirar desde otra prespectiva.

 

Tal vez, ha llegado el momento de cambiar de gafas… ¿no cres?

¿Es consecuente lo que dices con lo que haces?

Hola señores de lo digital, después de un tiempo desconectado de la nube, ha llegado el momento de re-dibujar los planos. Este silencio, ha sido de gran ayuda para reorganizar planes, avanzar proyectos e iniciar de nuevos que, poco a poco intentaré mostraros desde aquí a aquel que le interese.

Haciendo balance resumido, tan solo decir que, de aquel conjunto de gente con muchas ganas de aprender y hacer cosas nuevas, ha quedado en un grandísimo regalo, muy buenas amistades, mejores personas, y alguna que otra decepción pero, la verdad, ésta última es la parte menos importante, ya que era visible desde la lejanía.

bredig

Y ahora, es cuando uno se pregunta — ¡Si hombre! ¿y eso por qué?  — ; muy sencillo de responder:

Cuando lo que dices, no es consecuente con lo que haces, sencillamente pierdes toda la credibilidad. O lo que es lo mismo, no puedes decir que estás pintando una pared de negro, cuando en tu brocha, la pintura es claramente blanca. Y esto que parece algo impensable o salido de contexto, sucede en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, desde grandes multinacionales a pequeños autónomos, pero como dije después del desquite, es mucho mejor que esto, ya quede ahí y se acabó,  aprender de los errores que hubo muchísimos y  seguir hacia delante construyendo más puentes, de los cuales sin lugar a dudas salen las grandes cosas. Construyamos el próximo. ¿Te víenes?

Jugamos a desaprender

desaprender

Muchos años de formación, horas y horas de conocimientos, reciclaje, en definitiva esfuerzo, mucho esfuerzo. Pero sabes, hoy nada de eso sirve, puedes tener miles de cursos, idiomas, experiencia, pero, no significan nada. Hoy, en la era de los mercados interconectados cualquiera, si si, como lees, cualquiera con muchas ganas de aprender, y sin estudios específicos, puede convertirse en experto en algún ámbito en concreto, solo es cuestión de unos meses de dedicación a eso por lo que sientes pasión, y escuchar, sobre todo escuchar ese mercado.

Y, ¿por qué se produce esta situación?. Imagino que habrán muchas explicaciones, pero la mía es muy sencilla: básicamente por que la arrogancia y el pensar que uno es el mejor en algo, es el comienzo de tu propia excavación. Cuidado, con esto no quiero decir que la enseñanza han muerto y que la formación no sirve para nada, todo lo contrario, solo digo que la enfermedad del nuevo siglo, es la “titulitis”, que en muchas ocasiones, ciega a las personas impidiendo ver que es realmente importante.

Y esa es la siguiente pregunta, ¿qué es lo importante?. Pues empecemos a enumerar:

  1. Afloja la corbata. Los mercados interconetcados son humanos y les importa más las personas, que no una cuenta de resultados, esa mejor guardarla para ti.
  2. Aquí no hay secretos, más tarde o temprano, si no juegas en abierto, todo saldrá a la luz, y aunque pienses que no lo sabemos, lo vimos al mismo tiempo que tu.
  3. Aprender a hablar con voz humana, no se consigue en las conferencias, solo se hace camino al andar.
  4. Si tu empresa es inteligente, hará para que eso que evitas que suceda, pase cuanto antes.
  5. Tranquil@, que aún estas a tiempo de hacer dinero, siempre y cuando no sea lo único que te interesa.
  6. Desaprender, esa es la palabra clave, es aquello que no estas dispuesto a cambiar por nada, por que, siempre se ha hecho así, ese es tu talón de Aquiles, y lo sabemos. ¿Vas a perder nuevamente otra oportunidad?.

Y la más importante de todas, viene a ser como no dar de comer a un Gremlin después de media noche. Tu reputación aquí, es inversamente proporcional a la nuestra, por lo que si no te dejas aconsejar, acabaras quedándote solo, nadie quiere formar parte de un fracaso anunciado.