Etiqueta: colaboración masiva

Tristeza

Todo depende del cristal con el que se mira

Este mini post quiero dedicárselo a todos aquellos que en mayor o menor medida, hemos sufrido, o sufrimos las mareas que la dichosa recesión nos ha traído. Esta semana he podido escuchar muchos mensajes de amigos, compañeros, e incluso familiares, encerrados en el bucle infinito que trae estas situación que lamentablemente llevamos muchos años sufriendo.

Por todo esto os traigo un video que tal vez ayude a mirar desde otra prespectiva.

 

Tal vez, ha llegado el momento de cambiar de gafas… ¿no cres?

Juega tu partido en abierto

Una de las lecciones mas difíciles de esta vida, es aprender a mostrar tu juego en abierto. Desde pequeños, en el colegio, instituto, universidad, e incluso, en la vida laboral, nos transmiten el paradigma, de que, debemos competir, y en un mundo en plena competición, es mejor guardarse la información para uno mismo y no sacarla al exterior, dado que, de lo contrario, podemos sentirnos vulnerables y no tan inprescindibles como pensábamos en un principio.

Es la cultura japonesa, la que, consciente de este error, da los primeros pasos en la colaboración entre grandes marcas, conscientes de que, unidos, pueden abarcar más y de ese modo, llegar más rápido y eficientemente al objetivo…. “Más tarta, más trozo“. De echo, tan solo abriendo un equipo informático que venga de aquí, podremos darnos cuenta de ello y ver como empresas rivales entre si, como Fujitsu/Siemens o Canon, colaboran entre si, para realilzar sus productos, encontrando componentes de ambas marcas en sus buques insignia.
Un mercado basado en la especialización y cooperación, y no en empresas multipoliservicios, donde la especialización, es hacer de todo, sin saber muy bien, como, por qué, o los motivos del éxito. Una lección que, a nosotros, como españoles, nos esta costando aprender y nos alargará la agonía, de una muerte consciente durante muchos años, si no conseguimos un cambio, que cambie.

Tu sueño no caerá del cielo.

Tristeza

Dicen que el país esta triste… que tenemos una mala imagen internacional, que todo ha sido causado por vivir en la cultura del derroche y debido a que vivimos por encima de nuestra productividad. Dicen que para incrementar la productividad, no tenemos que bajar los salarios o subir impuestos, si no tomar decisiones valientes y hacer más con menos. Dicen que deberíamos de hablar más de nuestras obligaciones y menos de nuestros derechos, Que la figura del empresario debe ser fomentada. Y que debemos abandonar la cultura del maná y sustituirla por la cultura del esfuerzo. Y no le falta razón la verdad. Pero francamente solo existe una manera de lograrlo en un lugar donde la competitividad a pasado a formar parte del día a día, y la cooperación brilla por su ausencia, donde nadie esta dispuesto a desaprender y donde la prepotencia y el servilismo pueden con la pasión. Pero… tu sueño, no caerá del cielo y este y tu actitud, son las cosas que te mantendrán despierto con rumbo hacia tu objetivo, sin distracciones ni intromisión, tu sueño, ese que quieres para ti y para los tuyos, el mismo que sabes que si quieres correr, lo harás solo, pero si quieres llegar lejos lo harás en compañía, con tu esfuerzo y el de aquellos que te acompañan para cruzar ese puente que estas deseoso por construir junto a todos ellos.

Invierte con tu mejor activo, tu tiempo.

Tiempo

Alguna vez te has parado a pensar que es aquello mas valioso para ti, puede que pienses en tus ahorros, en aquel coche que compraste hace poco tiempo, puede que en algún familiar, tus padres hermanos, puede ser tangible o ser un sentimiento, por poder ser puede ser cualquier cosa.

Pero si lo piensas detenidamente tan solo hay algo que jamas volverá, y ese es tu tiempo, ese que has pasado viendo un película interesante, o aquella serie que mas te gusta, tal vez leyendo un libro de las memorias de alguien, o jugando con tus hijos, tal vez prefieras pasarlo con aquella persona tan especial para ti, al calor de unas risas y en muy buena compañía, pero todas esas tareas consumen, y consumen tu tiempo.

Tienes todo tu derecho a consumirlo en lo que mas te apetezca, que caray… es tu tiempo… en compañía, a solas, practicando deporte, en familia, en multitud… que mas da… es solo tiempo…

Pero muy pocas veces caemos en cuenta en que aquel, que aparentemente es gratuito, que esta aquí por que si, para uso y disfrute en lo que mas te apetezca, no pasa en vano y siempre es tarde cuando al abrir los ojos ves que lo estabas perdiéndolo en algo que no merecía la pena, que por algún motivo había dejado de aportarte valor, que ya no te interesaba, o simplemente había dejado de importarte… lamentablemente ese tiempo perdido, nunca lo recuperaremos, lamentablemente ha huido.

Por que huye, desaparece, se va, para nunca mas volver, es importante que inviertas en tu mejor activo, aquel que es “gratuito” para ti, pero muy valioso para tu persona y para tu futuro, tu mejor baza, tu mejor apuesta, tus mayores alegrías, y mucho mejor si lo inviertes con la mejor compañía.

Imagen por: Carme R.

Ha llegado el momento de que tomemos las riendas

Hoy me he saturado de tanta herramienta, blogs, videos, redes sociales, geolocalización, wikis, podcast, contenidos, contenidos y mas contenidos. Todas las respuestas a un clic, pero con la sensación continua de que siempre te queda algo por aprender y a causa de esto termino por postergar la salida de la zona de confort. “ERROR del sistema”, sobresaturado de contenido y con la pregunta de hacia donde quiero ir sin respuesta. Con lo cual, otro mapa a la basura, y a volver a dibujar.
De nuevo miro hacia atrás y todo encaja a la perfección, pero nada hacia delante, lógico, no es nada raro.
Y ahora me pregunto, ¿ Y las personas, donde están?, eventos, ponencias, tampoco, al final acabo con la sensación de que voy y solo me hablan de su “libro”.
Pues las personas siguen en el mismo sitio, en el mundo 0,0 en ese que tanto decimos que tiene que evolucionar hacia la sociedad hiperconectada, pero en el que seguimos siendo los mismos, que sentimos, que admiramos, que lloramos y buscamos. Solo queda un paso y ese es el que busco, conectar, y no con herramientas que en la web podrás encontrar a cascoporro. Hablo de conectar con intereses, con sensaciones, con visiones de lo que queremos que venga, con ilusiones y proyectos a realizar.
Deja de hablarme de tu “libro”, y hablarme de lo que podemos hacer juntos. Deja de hablarme de que hacer y vamos ha hacer que suceda.